3 ago. 2013

Diseño instruccional y gestión de contenidos en el aula virtual

"El factor más importante en el aprendizaje es lo que el sujeto ya conoce" (D. Ausubel).

Partiendo de esa idea, hemos de plasmar en el aula virtual cierto recorrido para que sea transitado por el estudiante a partir de conocimientos pre existentes como para marcar un punto de partida seguro desde donde comenzar, favoreciendo el establecimiento de un puente cognitivo hacia el material nuevo. Es importante ayudar al alumno a reconocer los conceptos inclusores, si queremos mantener el interés y la permanencia en el ambiente virtual de aprendizaje y evitar el abandono por encontrar el material demasiado lejano y ajeno a su estructura cognitiva.

Aprovechando la estructura modular de las aulas virtuales dentro de una plataforma como Moodle, sugerimos aprovechar cada sección para brindar un itinerario de aprendizaje con "estaciones" bien diferenciadas dentro de las cuales se proponga, de acuerdo a una estrategia instruccional concreta, recursos y actividades según los diferentes momentos en el aprendizaje.

Daremos aquí algunos ideas que pueden resultar útiles:



Utilización estratégica de los títulos

Tanto en el informe de cada sección como en el título que debemos ponerle a cada recurso o actividad en las secciones del aula virtual, los títulos y subtítulos son excelentes oportunidades para brindarle al alumno herramientas conceptuales que los ayuden a organizar sus conocimientos y establecer relaciones entre los conocimientos que ya posee y el nuevo material.  


Disponer variados recursos y actividades

La selección de recursos y la creación de actividades deben aportar el andamiaje necesario para que el alumno transite los diferentes momentos en el aprendizaje en una equilibrada combinación entre aprendizaje auto-regulado y la necesaria contención del docente cuya intervención didáctica se manifiesta principalmente a través de sus intervenciones en los foros, salas de chat o mensajes de correo que pudiera emitir. 

Es importante platear una secuencia instruccional que apunte a lograr que los alumnos lleven adelante el recorrido de acuerdo a las distintas etapas propias de todo aprendizaje para lograr que éste sea verdaderamente significativo.

En la medida que se haga explícito en el aula virtual la existencia de estos diferentes momentos en el aprendizaje estaremos impulsando una práctica metacognitiva en nuestros alumnos ya que de alguna manera, hacemos más reflexiva la situación de aprendizaje y ésto, sin duda, favorecerá la comprensión.

La vieja práctica de "Decir lo que va a enseñar" "Enseñarlo" y "Decir qué es lo que ha enseñado" se renueva en los entornos virtuales de aprendizaje, ya que éstos nos abren un sin número de posibilidades creativas para ayudar a los alumnos tanto en sus procesos cognitivos como meta cognitivos para favorecer la comprensión. La idea en un primer momento es ayudar a los alumnos a descubrir conceptos inclusores  que permitan establecer relaciones lógicas entre los conocimientos ya adquiridos y el nuevo material, por lo tanto, es muy recomendable comenzar cada sección con una introducción que presente los temas que se van a tratar allí, estableciendo una relación con los saberes previos de los alumnos. Puede ser útil en este punto incluir algún tipo de mecanismo para indagar ideas previas sobre el tema a través de consultas, encuestas o foros de discusión.

Antes de comenzar con el desarrollo del nuevo tema, se presentan recursos y actividades que cumplan la función de organizador anticipante o esquema anticipatorio.
Luego hay que favorecer la etapa de la diferenciación progresiva dentro de cada módulo, para ello podemos utilizar:
  • Etiquetas
  • Páginas
  • Libros
Se entiende que en esta etapa, pondremos a disposición de los alumnos ciertos conocimientos pero es de fundamental importancia que instrumentemos mecanismos para que sean ellos mismos, los que construyan los conceptos respetando la lógica propia de la disciplina en cuestión. Las plataformas educativas como Moodle, proveen herramientas para que los alumnos trabajen en forma individual y colectiva, pudiendo "interactuar intelectualmente". Este aspecto es reconocido como de fundamental importancia desde una perspectiva socio cognitiva ya que plantea el aprendizaje como un hecho social. Precisamente, la interacción entre los alumnos, la confrontación de distintos puntos de vista, nos lleva a transitar el siguiente momento del proceso de aprendizaje, llamado por Ausubel, conflicto cognitivo, necesario en todo aprendizaje significativo y la consecuente construcción de conocimientos en forma colaborativaLos alumnos comprometidos con la tarea, participan en los foros de discusión a partir de cuestiones que plantearemos los docentes en forma estratégica para promover un determinado aprendizaje  y hemos de intervenir en toda oportunidad en que se haga necesario encaminar o de alguna manera, legitimar las conclusiones a las que van arribando.

Restaría pensar, qué tipo de tareas hemos de solicitar a los alumnos para transitar la etapa de la reconciliación integradora por medio de la cual puedan poner de manifiesto su comprensión sobre el tema nuevo y mostrar en qué mediada ha podido lograr la superación de la disonancia cognitiva que se produce en todo aprendizaje antes de lograr la inclusión significativa del nuevo contenido dentro de su estructura cognitiva, invitándolo a tener una postura consciente y reflexiva acerca de su propio aprendizaje. En este punto encontramos oportunidades interesantes en el uso de herramientas de auto evaluación como los cuestionarios, evaluación entre pares, que se puede implementar a través de foros y talleres y la posibilidad de producir materiales digitales que evidencien la comprensión por ejemplo: presentaciones multimedia, informes, infografías, videos, etc.